Tanzania
 Región: África
Nada más pisar las extensas y abiertas llanuras que dominan Tanzania el visitante se sentirá muy, muy pequeño. Y así debe de ser, ya que en ese instante entra a formar parte de una de las mayores poblaciones de fauna salvaje del mundo. Ñus, monos, antílopes, leones, leopardos, cocodrilos, gacelas, flamencos... una larga lista que ha conocido en Tanzania la despiadada mano de los cazadores blancos -aunque en la actualidad prefieren las cámaras a las armas-. A pesar de una economía pobre agravada por alborotados vecinos y gobiernos coloniales oportunistas, Tanzania posee una de las mejores zonas del continente para la observación de la vida salvaje. Parques famosos como el del Serengeti y el Kilimanjaro, o el maravilloso cráter del Ngorongoro hacen que merezca la pena repostar en algunas de sus monótonas ciudades. Debe añadirse el atractivo apéndice del país: Zanzíbar, una de las islas de la costa tanzana, y antiguo centro de especias del que emanan exóticas y perfumadas aguas de baños persas Nombre oficial: República Unida de Tanzania Superficie: 945.087 km² Población: 35.920.000 hab. Capital: Dodoma Nacionalidades y etnias: 99% africanos nativos (de los que un 95% son bantúes, divididos en más de 130 tribus), 1% otros (asiáticos, europeos, árabes) Idiomas: swahili e inglés (oficiales); lenguas indígenas Religión: 40% cristianos, 33% musulmanes, 20% creencias indígenas Régimen político: república presidencialista multipartidista Presidente: Benjamín William Mkapa PIB: 7.000 millones de dólares PIB per cápita: 290 dólares Inflación: 4.2% Principales recursos económicos: tabaco, azúcar, henequén, oro y diamantes, refinerías de petróleo, cemento, turismo Principales socios comerciales: India, Reino Unido, Alemania, Japón, Suráfrica, Países Bajos, Kenia, Arabia Saudí, Malasia, Ruanda, China Visados: es necesario el visado para entrar en territorio tanzano Condiciones sanitarias: fiebre amarilla, paludismo, esquistosomiasis, mosca tse-tsé, cólera, hepatitis, meningitis y fiebre tifoidea. El Sida constituye un riesgo elevado, aunque no tan generalizado como en Uganda. Los tampones sólo se importan y se pueden obtener en las poblaciones y ciudades más grandes. Hora local: GMT+3 Electricidad: 230 V Pesos y medidas: sistema métrico La temporada de turismo más habitual se hace efectiva entre enero y febrero, ya que el clima cálido y seco de esta época del año se considera el más placentero. Pero para visitar el Parque Nacional del Serengeti en su mejor momento, es recomendable evitar la época de sequías, cuando literalmente toda la fauna se va de vacaciones a Kenia. Se debe ir preparado para afrontar las fuertes lluvias, ya que muchos caminos -especialmente en la costa sur- pueden resultar excesivamente fangosos para su circulación. Dar es Salam: El paraíso de la paz, significado de su denominación árabe, resplandece como la principal urbe tanzana. A mediados del siglo XIX, siendo un pueblecito de pescadores, el sultán de Zanzíbar sintió la apremiante necesidad de convertir la pequeña cala en un puerto seguro y un centro de comercio. En la actualidad se ha convertido en una atestada metrópoli de 1,5 millones de habitantes y con un puerto donde se mezclan los dhows (embarcaciones árabes) con los enormes buques transoceánicos. Como en la mayoría de ciudades africanas, existen marcados contrastes entre las distintas zonas urbanas. Sin embargo, aunque las ajetreadas calles del centro -donde se halla el colorido mercado de Kariakoo y la torre del reloj- se encuentran considerablemente alejadas de las avenidas arboladas de la sede del gobierno más al Norte, no aparece ni rastro de chabolas. El lugar emana calor y salitre junto con una embriagadora mezcolanza cultural carente de la soterrada violencia que se respira en Nairobi. En el centro urbano, junto al jardín botánico, se emplaza el Museo Nacional. Exhibe diversas colecciones arqueológicas de relevancia, en especial los descubrimientos de fósiles del Australopithecus boisei, así como la sórdida historia del comercio de esclavos de Zanzíbar. Igualmente, merece la pena visitar el Pueblo Museo, a unos 10 km de la capital. Esta población viviente consta de moradas características de distintas partes de Tanzania y se programan danzas tradicionales cada fin de semana. La playa de Oyster Bay constituye una franja costera tropical de gran belleza, y es la más cercana a la ciudad. Se debe tener en cuenta la dificultad de encontrar alojamiento en Dar; si bien abundan los complejos hoteleros, parece ser que siempre están completos, tanto los más económicos como los más lujosos. No puede desecharse una habitación por cualquier circunstancia; es preferible reservarla y buscar algo mejor más adelante. Dar es Salam es uno de los puntos principales para la llegada de vuelos, y cuenta con numerosas oficinas de líneas aéreas. Existe una vía férrea que parte de la capital hasta Kapiri Mposhi (Zambia), pero no posee ninguna estación central de autobús. Zanzíbar: Conocida como la isla Spice (isla de las Especias), Zanzíbar recrea un paraíso en la costa norte de Tanzania que desde hace siglos atrae a múltiples viajeros, algunos en busca de clavo, otros a la caza de botines, y algunos más con la ilusión de encontrar un hogar idílico. La isla se unió a Tanzania en 1964, pero no antes de haber pasado por una larga lista de enardecidos acontecimientos con sumerios, asirios, egipcios, fenicios, indios, chinos, persas, portugueses, árabes omaníes, alemanes e ingleses. Sus definitivos huéspedes -persas sirazíes y árabes omaníes- impusieron sus leyes; el legado de su influencia es lo que ha permanecido con mayor fuerza en la isla. Stone Town, el casco antiguo de Zanzíbar, constituye uno de los lugares más fascinantes de la costa este; un laberinto caótico de callejuelas sinuosas a lo largo de las que se apiñan hileras de casas blanqueadas de coralino ya ennegrecido, con puertas de madera (que están desapareciendo con rapidez) magníficamente repujadas y remachadas. Posee infinidad de pequeños comercios, bazares, mezquitas, patios y fortalezas, dos antiguos palacios sultánicos, dos enormes catedrales, mansiones coloniales deslucidas, unos baños públicos de estilo persa en desuso y una colección bastante extraña de consulados extranjeros. Esparcidos sobre la isla se emplazan varios lugares históricos, como los restos del palacio Maruhhubi, construido por el sultán Barghash en 1882 para albergar a su harén. Para abarcar los mayores atractivos de la isla es recomendable contratar un tour de las especias. Multitud de guías se ofrecen para estos recorridos, que incluyen diversos palacios en ruinas, la cueva de esclavos Mangapwani, así como las distintas plantaciones de especias y frutas en el corazón de la isla. Además, puede visitarse el bosque Jozani, a 24 km al sureste de la ciudad de Zanzíbar, un santuario del singular colobo rojo y el antílope enano de Zanzíbar. Existe un vuelo diario de Air Tanzania, excepto jueves y domingos, que opera entre Dar es Salam y Zanzíbar, aunque la mayoría de los visitantes con presupuesto reducido suelen llegar a la isla por mar desde la capital en ferry, catamarán o hidroala. Asimismo, dhows y otras embarcaciones navegan entre Zanzíbar y la ciudad keniata de Mombasa, una o dos veces por semana en ambas direcciones. Parque Nacional del Kilimanjaro: En las lejanas llanuras del noreste de Tanzania se alza majestuosa la silueta casi perfecta del volcán Kilimanjaro. Resulta una de las imágenes más sobrecogedoras de África. Con su cumbre nevada y no del todo extinguido, se erige como el punto más elevado del continente con 5.895 m. En sus faldas se encuentran las granjas de cultivo que, a medida que se asciende la montaña, dejan paso a una frondosa selva tropical, que a su vez se convierte en tierras alpinas para finalmente cruzar un agreste paisaje lunar hasta llegar a las cumbres gemelas. La selva tropical alberga desde elefantes y búfalos a rinocerontes, leopardos y monos. También es posible cruzarse con un tropel de antílopes eland entre las cumbres de Mawenzi y Kibo. El sueño de todo viajero consiste en ascender hasta la cima, ver el amanecer y observar con la mirada perdida en el vacío la vasta extensión boscosa; pero subir por un monolito de 5.895 m supone una ardua tarea. Aparece una gran variedad de senderos establecidos a lo largo del recorrido del Marangu. Para llegar a la ruta principal de senderismo cuenta con una infinidad de minibuses diarios que circulan entre Moshi (en la carretera principal) y el punto de origen del Marangu. Parque Nacional del Serengeti: El Serengeti, que se extiende sobre 14.763 km², conforma la mayor reserva natural de Tanzania. El parque permite hacerse una ligera idea de lo que debió ser gran parte de África oriental antes de la llegada de los grandes cazadores blancos. La terrible matanza de los animales de la llanura se inició a finales del siglo XIX, pero en tiempos más recientes los cazadores furtivos y de trofeos en busca de marfil han incrementado el espeluznante número de víctimas. En las llanuras prácticamente desnudas e infinitas del Serengeti existen millones de animales ungulados. Se hallan en constante movimiento en busca de hierba, y son observados y cazados por una variada procesión de depredadores. Es una de las visiones más sorprendentes que jamás se podrá tener, y el número de animales implicados resulta espectacular. El ñu juega un papel fundamental en la fascinante migración anual, pero el Serengeti también es famoso por sus leones, leopardos y jirafas. Resulta imprescindible proveerse de unos prismáticos. Área de Conservación del Ngorongoro: Puede que la vista del cráter del Ngorongoro de 20 km de ancho y 600 m de alto no impresione tanto desde arriba, pero una vez se haya conseguido abrir camino a través de la tupida selva, el visitante quedará anonadado. Ha sido comparado con el arca de Noé y el jardín del Edén; sin embargo, este lugar posee la ventaja de existir. Quizá Noé se sentiría un poco decepcionado por el menguante número de animales que permanece en la actualidad, pero aun así no tendría dificultad en encontrar al león, el elefante, el búfalo y a muchos de los herbívoros de las llanuras como el ñu, la gazela de Thomson, la cebra y el antílope reedbuck, así como miles de flamencos chapoteando con sus largos zancos en las aguas poco profundas del lago Magadi, situado en el interior del cráter. Los masai que habitan en la zona tienen derecho al pastoreo; puede que se crucen con el viajero mientras guardan su ganado. Se puede acceder al cráter en un autobús privado o en camiones desde Arusha (en la carretera principal), como mínimo hasta Karatu, pero resulta prácticamente imposible encontrar medio de transporte más allá de esta población. Meseta Makonde Escasos viajeros visitan la zona del sureste de Tanzania que linda con la frontera de Mozambique y, sin embargo, éste es el lugar de origen de las famosas piezas de madera tallada de Makonde (que desde siempre han sido copiadas por artesanos de todo el África oriental). Se trata igualmente de un bello territorio. Para acceder, se debe viajar en varios autobuses y pernoctar alguna noche en las pequeñas poblaciones perdidas del camino. El primer tramo lo realiza un autobús procedente de Mbeya y con destino a Njombe, una de las zonas más altas y frías del país. La siguiente parada se efectúa en la caótica ciudad de Songea y, desde esta localización, se atraviesan las remotas Tunduru y Masai, situadas sobre el propio altiplano de Mtwara. Reserva del Selous: Este inmenso pero escasamente visitado trozo de tierra virgen es conocido como una de las reservas naturales más grandes del mundo (54.600 km²). Prácticamente ajeno a la intrusión humana, contiene -según las estadísticas- la mayor concentración del planeta de elefantes, búfalos, cocodrilos, hipopótamos y perros salvajes africanos, así como gran cantidad de leones, rinocerontes, antílopes y miles de sorprendentes especies de aves. Uno de sus distintivos principales lo constituye el río Rufiji. Al norte de la reserva se encuentra el área de alojamiento de Stiegler's Gorge, a la que se accede mediante un teleférico. La forma más cómoda para llegar a Slous se efectúa mediante un vuelo directo desde Dar es Salam. Por tierra, no cuenta con ningún servicio de autobús, y el autostop resulta prácticamente imposible; sin embargo, el tren de Tazara Lines llega hasta Fuga, limítrofe a la reserva. Pemba: Mientras que la mayoría de los turistas visitan Zanzíbar, una minoría se desvía a la isla de Pemba. Y no es por falta de enclaves históricos o magníficas playas, muy abundantes, sino porque existe un ínfimo transporte público más allá de la carretera principal, dificultando así su acceso; si bien en la actualidad el número de jeepneys (autobús jintney convertido en todoterreno) va en aumento. En sus ruinas más antiguas, Ras Mkumbu (al oeste de Chake Chake), se establecieron los shirazíes en 1200 d.C. En el Noreste se hallan los restos de un palacio destruido por los portugueses en el año 1520. Otro de sus principales atractivos lo conforman los arrecifes de coral, considerados por muchos buceadores los mejores del planeta. Cada miércoles parten vuelos de Zanzíbar a Pemba, y los enlaces marítimos más fiables entre Zanzíbar y Mkoani tienen su origen en el sureste de la isla. La actividad turística de Tanzania se centra en el safari, pero depende totalmente del viajero que sea duro, ligero o a medias tintas. Una excursión a la cima del Kilimanjaro constituye el culmen de la aventura al aire libre por diversas razones. También se puede vivir la maravillosa experiencia de sobrevolar el Serengeti en globo, o nadar con los delfines, una actividad que causa furor en Zanzíbar. Igualmente populares son el buceo con o sin tubo en los arrecifes de coral de primera clase mundial próximos a las islas de Pemba y Mafia. Si bien una garganta de Tanzania cedió a la humanidad algunos trocitos de nuestro viejo camarada Homo erectus, se desconocen muchos factores de su pasado reciente. La historia registrada comienza alrededor de 1800, cuando las tribus guerreras de los masai emigraron de Kenia a Tanzania, mientras que las zonas costeras fueron desde largo tiempo testimonio de disputas marítimas entre comerciantes árabes y portugueses. No fue hasta mediados del siglo XVIII cuando los mercaderes árabes y los esclavos se atrevieron a aventurarse en territorio masai en el interior salvaje del país. Los exploradores europeos se introdujeron a conciencia a mediados del siglo XIX; entre ellos destacaron Stanley y Livingstone. La famosa frase "el dr. Livingstone, supongo" surgió de su encuentro en Ujiji en el lago Tanganyika. Mientras acechaba el siglo XX, Alemania se afanó en colonizar Tanganyika -nombre con el que se conocía la parte continental del país- construyendo líneas de ferrocarril y comerciando febrilmente. De no ser por la insidiosa mosca tse-tsé, la zona se habría convertido en un vasto prado de pasto para la patria. Tras la derrota alemana en la II Guerra Mundial, la Sociedad de Naciones asignó el mandato del territorio de Tanganyika a los británicos, que ya se habían apoderado de Zanzíbar (durante siglos, posesión árabe). Al final de la contienda surgieron organizaciones nacionalistas, pero no fue hasta que Julius Nyerere fundó la Tanganyika African National Union (TANU) en 1954 cuando entraron en vigor. Tanganyika obtuvo la independencia en 1961, con Nyerere como primer presidente del país. Zanzíbar quedó bloqueada bajo el oculto temor inglés durante dos años más, hasta que el continente forjó una unión que comprendía Zanzíbar y la cercana isla de Pemba. De esta forma nació Tanzania. Pero la unidad y un presidente carismático no fueron suficientes para paliar la falta de recursos básicos del país. Nyerere preconizaba un socialismo africano, un valiente concepto teniendo en cuenta la paranoia comunista de potenciales donantes de ayuda como Estados Unidos. Bajo las reformas del líder respaldadas por China, se nacionalizó la economía, grandes extensiones de tierra pasaron a alquilarse, y a aquellos que poseían más se les aplicaron fuertes impuestos en un intento de redistribuir la riqueza. Los inicios de los años sesenta vieron como Tanzania, Kenia y Uganda formaban un trío económico inverosímil en el que compartían una línea aérea común, instalaciones de telecomunicaciones, transporte y aduanas. Sus monedas eran libremente convertibles y existía un movimiento entre fronteras fácil y libre. Pero las predecibles diferencias políticas pusieron fin a tanta cordialidad en 1977, dejando a los tanzanos en las peores condiciones que jamás habían alcanzado. Múltiples factores han contribuido a las penurias de la Tanzania actual, y no todas se las ha inflingido a sí misma; después de todo, es uno de los países más pobres del planeta. Incluso la incorporación de Zanzíbar -antaño uno de los territorios más ricos de África-, únicamente ha creado nuevos problemas. La adopción de un sistema político multipartidista tampoco parece haber ayudado en gran medida. Zanzíbar y la vecina Pemba han experimentado violentas agitaciones y alarmismo político desde que un empate durante unas elecciones en Zanzíbar dividió ambas islas. En el continente, bajo el gobierno de Benjamín Mkapa, se tuvo que hacer frente a una entrada masiva de refugiados de los países limítrofes. A finales de 1996, el gobierno de Mkapa emitió una declaración apoyada por Naciones Unidas según la cual los ruandeses debían abandonar el territorio. En la actualidad, aún habitan millares en Tanzania entre informes de violencia y violaciones. En agosto de 1998, un grupo terrorista bombardeó las embajadas de Estados Unidos en Dar es Salam y Nairobi, asesinando a más de doscientas cincuenta personas e hiriendo a más de cinco mil. Estas tensiones no han ayudado a un país ya desestabilizado por duraderas fricciones tribales, especialmente entre los chaga (pertenecientes en la región del Kilimanjaro). Es poco probable que Tanzania se hunda en los conflictos tribales que han asolado a los vecinos ruandeses y keniatas durante los últimos años, sobre todo si Mkapa, reelegido presidente en octubre de 2000, interviene. A pesar de todo, la parálisis política y las profundas desavenencias entre las minorías se intuyen duraderas. En los últimos años se han reforzado las uniones con Tanzania, Kenia y Uganda. Mientras tanto, el apoyo a la oposición va creciendo, como lo demuestran muchas veces manifestaciones violentas. De todas formas, la economía fue creciendo, primeramente en 2001 con la apertura de una gigantesca mina de oro en Bulyanhulu. El país se ha convertido en el tercer productor de oro del continete. Y de nuevo en 2004, con la inauguración de Songosongo, una planta de gas natural que ha costado 20 años en ser construída. En diciembre de 2004, Tanzania fue uno de los lugares afectados por el tsunami. Alertados por otros paises, el govierno fue capaz de evacuar la mayoría de sus playas antes de que las olas llegaran. Hubo trece víctimas mortales y los daños materiales fueron mínimos. De los cien o más grupos tribales tanzanos, la mayoría son de origen bantú. La influencia árabe en las islas de Zanzíbar y Pemba se evidencia en sus gentes, mezcla de sirazíes (de procedencia iraní), árabes, comoerenses (originarios de las islas Comores), y bantú (la etnia predominante). La población asiática constituye una minoría importante, especialmente en los pueblos y las ciudades. Los europeos (descendientes o expatriados), conforman una minoría más reducida. La mayor parte de los habitantes que no corresponde a los bantú, pertenece a los masai (cuya lengua es el nilótico), y pueblan la zona noreste del país. Los idiomas oficiales se corresponden con el swahili y el inglés; el segundo es el más utilizado en el comercio. Igualmente, existe un gran número de lenguas tribales que reflejan la diversidad étnica de la nación. Más allá de las poblaciones, escasean los angloparlantes, a diferencia de Kenia. Se afirma que el swahili de Zanzíbar es mucho más puro que en otros lugares, y bastantes viajeros se dirigen a la isla para aprenderlo. La mayoría de la población profesa bien el cristianismo, bien el islamismo; el hinduismo lo practica una cuarta parte de sus habitantes. El grueso de los musulmanes se concentran a lo largo de la costa y en las islas. En comparación al islamismo, el cristianismo tardó mucho tiempo en dejar huella, e incluso entonces (durante el siglo XIX) únicamente lo practicaban diversas tribus del interior. En la actualidad, permanecen numerosos clanes que no siguen ninguna de las principales religiones y que veneran al antiguo espíritu de su culto. Los masai creen en el dios Engai y en su mesías Kindong_oi, progenitor de los sacerdotes de su credo. En la actualidad, y según se afirma, no existe sesgo religioso en la administración civil y política del país. La música y el baile tanzanos dominan gran parte de África oriental. De ritmo vigoroso y famoso por sus pegadizas letras, el son del kiswahili tanzano se mantiene vivo gracias al próspero mundo de las bandas musicales y la danza. Remmy Ongala constituye el nombre más conocido fuera del país. En Zanzíbar radica el corazón de la destacable tradición poética y musical conocida con el nombre de taraab. La diosa de este cautivador estilo, Siti Bint Saad, fue la primera cantante africana que realizó grabaciones ya en el año 1928. No existe una diferencia apreciable entre la comida keniata y la tanzana -lo que podría considerarse una noticia negativa para los gastrónomos-. Al igual que en Kenia, el nyama choma (carne a la parrilla), se ha extendido por doquier, especialmente en restaurantes con servicio de bar. Sin embargo, la costa, junto a las islas de Zanzíbar y Pemba, ofrece una selección decente de platos tradicionales kiswahili basados en el marisco. La bebida nacional es la cerveza Safari Lager, y el licor local puede definirse como un brebaje letal de ron blanco: el konyagi. Tanzania, el mayor país de África oriental, es una tierra de llanuras, lagos y montañas con una estrecha franja de costa a nivel del mar. Su esencia se encuentra en las mesetas montañosas de las que parte son semidesierto y el resto, sabana y matorrales esparcidos. Las mayores elevaciones, el Meru (4.556 m) y el Kilimanjaro (la de mayor altitud del continente con 5.895 m), se hallan en el Noreste, a lo largo de la frontera con Kenia. Este país constituye el único enclave donde pueden observarse ñus, gacelas y antílopes en tan grandes cantidades; las llanuras características de Tanzania permiten divisarlos con más facilidad. Además de estar favorecido con una de las reservas más grandes del mundo, el país ofrece igualmente una de las mayores concentraciones de elefantes, búfalos, cocodrilos, perros salvajes africanos y chimpancés. La amplia variedad topográfica de Tanzania responde a sus distintas condiciones climáticas. La altitud de las planicies montañosas reduce considerablemente la climatología tropical que le sería propia. En muchas zonas pueden descender las temperaturas considerablemente por la noche. La franja costera a lo largo del océano Índico así como las islas de Pemba, Zanzíbar y Mafia ofrecen un clima tropical, húmedo y cálido suavizado por brisas marinas. Únicamente en las laderas de las montañas del noreste del país se goza de un ambiente templado durante la mayor parte del año. Si hay un período que se debe evitar a la hora de viajar a Tanzania, éste se centra en la época pluvial de marzo a mayo, cuando llueve prácticamente a diario. También existe una temporada de lluvias menos intensa entre noviembre y enero. Se han habilitado numerosos vuelos económicos entre Dar es Salam y Nairobi, así como entre Zanzíbar y Mombasa. Por tierra existen diversos enlaces entre Tanzania y Kenia: desde Mombasa a Dar es Salam, entre Nairobi y Arusha, y de Voi a Moshi. También se cuenta con un tren semanal entre estas últimas ciudades. Los autobuses que circulan entre Ruanda y Uganda son decentes, pero nunca ofrecen la máxima confianza. Se puede viajar en dhow entre Mombasa, Pemba y Zanzíbar, aunque en la actualidad ya no se navega con tanta frecuencia. Los servicios de transporte por embarcación más fiables actúan en el lago Victoria, entre Kampala y Mwanza (Tanzania). Tanzania cuenta con dos líneas aéreas regulares para vuelos domésticos: Air Tanzania y Precision Air. El servicio de ambas ha mejorado recientemente, pero aún así, es preferible no esperar puntualidad al llegar al aeropuerto. Otra opción se restringe a las líneas aéreas chárter, con unos precios razonables si se reúne a un grupo que llene el avión (de capacidad entre tres y cinco pasajeros). Las líneas ferroviarias Tanzanian Railway Corporation_s Central Line y Tazara line (más cómoda y eficiente) unen Dar es Salam con diversos destinos. Numerosos autobuses viajan por todo el país y, a pesar de que no les está permitido viajar de noche, algunos lo hacen. Debe tenerse presente que los accidentes en carretera son probablemente el riesgo más elevado en Tanzania, ya que las carreteras se hallan en mal estado y los autobuses, en ocasiones, corren demasiado. Una de las mejores líneas de autobús que cubre la ruta norte (que une Dar es Salam con Moshi y Arusha) es Fresh ya Shamba. Mientras que para recorrer la ruta sur (que une Dar es Salam con Iringa y Mbeya), resulta preferible contratar los servicios a Scandinavian. Para recorridos más cortos alejados de las rutas más concurridas, se pueden tomar los minibuses (también denominados dalla-dalla). Es posible minimizar los riesgos de la carretera llevando un automóvil de propiedad, pero para la mayoría de los recorridos fuera de las grandes ciudades será preciso contar con un todoterreno. Resulta factible alquilar un vehículo en cualquiera de las numerosas agencias existentes en Dar es Salam. Bastantes viajeros cubren parte de su recorrido por el país en bicicleta, y aunque las carreteras principales no están acondicionadas para esta finalidad, numerosas vías secundarias son ideales, siempre y cuando se mantenga un estado de alerta. Si al turista no le apetece viajar por tierra, puede subirse a un ferry en el lago Victoria, el Tanganyika, el Nyasa o a lo largo de la costa. Otra opción que se presenta más romántica es navegar en dhow, un velero que se ha utilizado en las aguas costeras durante siglos, aunque en ocasiones las travesías pueden resultar largas e incómodas. Tras varios accidentes con turistas implicados en ellos, el gobierno prohibió a los extranjeros viajar en dhows sin motor o en aquellos que efectúan la ruta entre Dar es Salam y Unguja. Pero, a pesar de los riesgos que implica, navegar a la luz de la luna sintiendo la brisa del mar puede resultar una forma muy agradable de viajar.
Destinos de Tanzania:
Arusha
Los Arusha son el pueblo que vive en el norte de Tanzania, al oeste del monte Meru. Su número se...
Lago Manyara
El parque nacional de Manyara es el mas pequeño parque del norte de Tanzania ( 330 km2 de lo cuales...
Tarangire
Este parque ha sido establecido sólo en 1970. Es hoy considerado como un de los más bellos refugios de la...
Serengeti
El parque nacional de Serengeti es inmenso ( más de 14.000 km2 ). Cubre así regiones, biótopos, muy diferentes :...
Ngorongoro
El cráter del Ngorongoro (secundo cráter más grande del mundo por su diámetro - 16 Km.) es sólo una pequeña...
   INFINITY DREAMS:
   Río Po No. 22, Col. Cuauhtémoc, C.P. 06500, México, D.F.
   Tel. 01 (55) 41 62 90 39
     Sitio desarrollado por aplicaciones web. Todos los derechos reservados Infinity Dreams S.A. de C.V. 2017.    Aviso de privacidad.